vino rioja

:::: Home / Archives / Tag / vino rioja

Vinos veganos: mito o realidad

Categories: Tags:
18/08/2017

Es evidente que existen muchas formas de entender la vida. En el caso de la alimentación, hay que tener en cuenta que no todo gira en torno a los gustos y las culturas, sino que las creencias personales y la filosofía de cada persona pueden tener un papel muy importante a la hora de escoger qué comer y qué no. Así, son muchas las personas que deciden no incluir en su dieta la carne y el pescado, llevando una alimentación vegetariana. Hay quienes dan un paso más allá en sus convicciones y deciden rechazar cualquier aspecto que suponga, de alguna forma, la explotación animal, tanto por motivos dietéticos como por razones éticas y ambientales. Se trata de los veganos.

Seitán, agar agar tahini, tempeh… probablemente, al escuchar estos exóticos términos, haya quien desconozca el significado de estas palabras. No obstante, dichos vocablos están a la orden del día en el vocabulario de un vegano pues, junto con el tofu, son la base de la alimentación de estas personas. Y si hablar de quesos vegetales, gluten de trigo, algas, cremas de sésamo o soja fermentada puede resultar curioso, más sorprendente aún es descubrir que no solo existe comida pensada para quienes practican el veganismo, sino que también es posible consumir bebidas especiales. Es el caso del vino para veganos, un producto muy peculiar y no muy conocido del que hay mucho que contar…

¿Qué es el vino para veganos?

Al oír hablar de vino para veganos, el primer sentimiento que puede despertar dicho comentario en una persona es recelo. ¿Es esto posible? ¿Se trata, tal vez, de una broma? Si se piensa, el vino no es otra cosa que zumo de uva exprimido que da como resultado una bebida alcohólica. Hasta ahí, todo claro. Entonces, si este líquido se realiza con una fruta y los veganos lo que no consumen son productos procedentes de un animal… ¿dónde está el truco? ¿Por qué existe el vino para veganos? ¿No son acaso todos los vinos aptos para el consumo de quienes siguen una dieta vegetal?

El error aquí reside en pensar que, por el hecho de tratarse de fruta exprimida, la bebida no incluye otro tipo de ingredientes. Porque sí, aunque poca gente lo sepa, resulta que el vino convencional puede contener –y de hecho, es lo más posible- trazas animales. Es por ello por lo que el consumidor demanda que estas bebidas alcohólicas se adapten también a quienes no consumen animales. Es así como surgen los vinos para veganos, un tipo de vino apto para las personas que siguen esta filosofía de vida.

Diferencia entre el vino convencional y el vino vegano

Ahora que ya se conoce la existencia del vino vegano, es el turno de descubrir cuál es la diferencia entre estos y los convencionales. El proceso decisivo que distingue unos vinos de otros es la clarificación de esta bebida. ¿Qué significa esto? “Clarificar” el vino consiste en limpiar el vino antes de ser embotellado. A través de esta técnica, los residuos que pueda contener el líquido son eliminados, evitando que la bebida se enturbie.

Al eliminar estas impurezas se suelen emplear aditivos como la proteína de la leche (caseína), la cola de pescado (ictiola), la gelatina (producida con cartílagos animales), la albúmina de huevo o la sangre de los mataderos. Como es lógico, estos productos no están incluidos dentro de la dieta de una persona vegana, por lo que ya se han buscado alternativas para sustituir estos componentes en el proceso de limpieza de los vinos.

Para permitir que aquellas personas que no consumen productos de procedencia animal puedan disfrutar también de unas copas de vino, se proponen opciones como el uso de carragenanos. Pese a su complejo nombre, este clarificante es, sencillamente, la sustancia que se extrae de un conjunto de algas marinas. Más comunes e igual de válidas para este proceso son las proteínas extraídas de la patata, el guisante o el trigo. Además de estas sustancias, destaca también la bentonita, una arcilla de grano muy fino usada en la antigüedad en cosmética y medicina. De origen mineral, este componente es el más empleado en los vinos para veganos, especialmente vinos blancos.

Los vinos Antoñita Puñuelos cuentan con la certificacion de producto vegano

Vinos veganos de Antoñita Puñuelos

Peculiaridades del vino vegano

Ahora bien, si dos vinos se elaboran con la misma uva, pero uno se clarifica de la forma convencional y el otro se prepara para veganos, ¿cambia el sabor de la bebida? Esta es una de las principales dudas que pueden surgir a la hora de consumir este tipo de vinos. Hay quienes pueden pensar que, debido a que los aditivos incorporados a este líquido son diferentes, el vino sabrá también de forma distinta. Sorprendentemente, no es así. Hoy en día, no parece que exista nadie cuyo paladar sea capaz de distinguir entre una bebida y otra. Así lo señala Luis, responsable de Bodega Navarrsotillo, quien asegura que la certificación de vino para veganos es más un asunto de garantías para el cliente que de sabor para el consumidor.

Además de las cuestiones del sabor inalterado entre unos vinos y otros, también es interesante señalar la materia prima que se utiliza en la preparación de la bebida: la uva. La mayor parte de estos vinos vegetales están elaborados con frutas procedentes de viñedos ecológicos, como en el caso de la ya mencionada Bodega Navarrsotillo. Este tipo de cultivos no ha recibido un tratamiento a base de abonos químicos artificiales.  Con esta forma de producción lo que se pretende es desarrollar una agricultura más respetuosa con el medio ambiente y prescindir de ciertas sustancias que pueden resultar nocivas para el organismo. Si bien una característica no implica la otra (un vino vegano puede no ser ecológico y viceversa) lo más probable es que ambas cualidades vayan unidas.

¿Es más caro el vino para veganos?

El informe ‘The Green Revolution’ que elaboró la consultora Lantern y cuyos datos están recogidos en la web de Unión Vegetariana Española (UVE) calcula que, este 2017, el 7,8% de la población española mayor de 18 años es vegetariana, incluyendo en este grupo aquellos consumidores esporádicos de carne o pescado. El 1,3% de los españoles correspondería a aquellos vegetarianos que no incorporan productos cárnicos a su dieta y, finalmente, el 0,2% supondría el porcentaje de veganos en España.

Es precisamente ese último grupo, porcentualmente pequeño, el principal consumidor del vino para veganos. Pese a que en los últimos tiempos no se ha notado un incremento de la demanda de estos vinos, el número de clientes se mantiene fiel al producto desde hace ya varios años. Y, puesto que el mercado nacional no es muy amplio, las empresas se lanzan también desde hace un tiempo a las ventas en territorio extranjero; así pues, parte de la producción se exporta fuera de España.

En relación con los precios de esta bebida, se puede pensar que el hecho de emplear aditivos menos comunes en la limpieza del vino puede hacer disparar el precio final del producto. Nada más lejos de la realidad. El mercado del vino es muy competitivo en España, por lo que los productores de estas bebidas para veganos no fijan costes muy elevados para el bolsillo del consumidor. El margen monetario no supone una diferencia sustancial entre productos convencionales y veganos, y el hecho de que la bebida no contenga componentes de origen animal no es sinónimo de costes extra para el cliente. Así pues, esta bebida está al alcance de todos.

Garantías para los consumidores veganos

Sello V Label

Sello V Label

En cuanto a las certificaciones de los vinos en España, pese a que en la actualidad no existe una legislación que señale las condiciones necesarias para que un vino sea considerado como vegano, sí que existen organismos independientes que certifican dicha condición. El sello o V-Label, por ejemplo, es la garantía europea de que el vino que lleve dicha marcha no ha sido producido con sustancias procedentes de animales ni con derivados. Lo mismo indica el logotipo de The Vegan Society, cuyo emblema garantiza que la bebida se ha elaborado sin perjudicar el medio ambiente.

Así pues, denominaciones de Origen como Rioja, Ribera del Duero, Valdepeñas, Navarra, Rueda… ya tienen incorporado al menos un vino para consumidores veganos. Por tanto, ya no existe inconveniente para disfrutar de una buena copa de vino, se siga la filosofía de vida que se siga. Un producto de calidad pensado para veganos, pero del que puede disfrutar todo el mundo que merece la pena conocer y, cómo no, degustar. ¿Quién se anima a probarlo?